EL PSOE CONSIDERA QUE EL PRESUPUESTO MUNICIPAL PARA 2012 ESTÁ SUBORDINADO A LA DEUDA Y NO AL SERVICIO DE LA CIUDADANÍA

Jaime Lissavetzky: “El gobierno de la ciudad es incapaz de controlar el gasto y establecer medidas de austeridad”

22/11/2011

•    Suben otra vez los impuestos: el IBI se incrementa en un 5,5% y se añade una nueva tasa: la de Bomberos.


•    Ceder el Metro a Esperanza Aguirre va a suponer una subida de tarifas o un deterioro del servicio.


•    Los proveedores se verán obligados a financiar al Ayuntamiento durante cinco años más.


•    El Ayuntamiento de Madrid destina 3,24 millones de euros diarios para pagar la deuda.

Madrid, 22 de Noviembre de 2011.- El portavoz del grupo municipal socialista, Jaime Lissavetzky, ha señalado que “el Presupuesto 2012 presentado por Gallardón para el Ayuntamiento de Madrid cae en los mismos errores que los anteriores y pone de manifiesto su mala gestión durante ocho años”.

El edil socialista considera que “el gobierno municipal es incapaz de controlar el gasto y de establecer medidas de austeridad”, por lo que “un año más se ve obligado a subir impuestos, especialmente el Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que se incrementa un 5,5 %”. También añade una nueva tasa: la de Bomberos.

Respecto a la reducción del gasto, el portavoz socialista subraya que “no viene de ninguna medida de austeridad”, sino que se deriva de dos decisiones a las que se ha visto obligado el Ejecutivo de la Ciudad. Una de ellas, la asunción de la deuda de Madrid Calle 30 por el Ayuntamiento de Madrid y la otra la cesión del Metro a la Comunidad.

En el primer caso, es una rectificación sobre la desacertada medida en 2005 de crear una empresa mixta para gestionar los túneles de la M-30, rectificación que, para Lissavetzky, “llega tarde y les ha supuesto a los madrileños un sobrecoste de 300 millones de euros. Un ejemplo más del despilfarro de Gallardón”.

En el segundo caso, ceder el Metro a Esperanza Aguirre va a significar o una subida de tarifas o un deterioro en la calidad del servicio, ya que la Comunidad de Madrid no ha previsto en sus presupuestos suplir los 159 millones de financiación municipal.

Asegura el portavoz socialista que el descontrol del gasto corriente lleva al Alcalde a reconocer que es incapaz de resolver el pago a proveedores, que se verán obligados a financiar al Ayuntamiento durante cinco años más y a no ver saldadas sus deudas hasta 2016. Es decir, que “muchos trabajadores madrileños seguirán sufriendo en sus sueldos y en la estabilidad de su empleo las consecuencias de estos incumplimientos municipales”.

Contrariamente a las afirmaciones realizadas por el Alcalde y el delegado de Hacienda de que este presupuesto va a reactivar la economía y a atender las necesidades sociales, advierte el portavoz del PSOE que “los datos dicen lo contrario: penaliza a los parados madrileños con una reducción en 1,5 millones de euros en los fondos de la Agencia para el Empleo”. En el mismo sentido, también se reduce el presupuesto de Madrid Salud en 3,5 millones de euros.

Entiende el concejal socialista que, “como no puede controlar el gasto,  Gallardón se ve obligado a inflar los ingresos para equilibrar el presupuesto. Equilibrio que queda condicionado a que ocurran muchas cosas que están fuera del control del Ayuntamiento: que se apruebe una nueva Ley de Haciendas Locales, que cambia la coyuntura económica y que crezca la economía”.

Como en otros ejercicios el gobierno municipal cuadra su presupuesto sobre la base de ingresos extraordinarios que nunca se cumplen. En esta ocasión, la venta de propiedades municipales por 114 millones de euros (algo que ya se intentó sin éxito en años anteriores) y la venta del 7% de participación del Ayuntamiento en el capital del Canal de Isabel II.

“Gallardón sigue ocultando otro dato: uno de cada cinco euros (1.184 millones) se destinan a pagar la mala planificación con la que se ha endeudado a esta ciudad”, concluye Lissavetzky, quien sentencia que “la burbuja de la deuda ha estallado y recaerá sobre los madrileños. Hoy Madrid sigue siendo la ciudad más endeudada de España y el Ayuntamiento destina 3,24 millones de euros diarios para pagar la deuda”.