EL PSOE SE REÚNE CON TRABAJADORES DEL INSTITUTO DE ADICCIONES

Jaime Lissavetzky: "Es mentira que no va a haber recortes en política social en el Ayuntamiento"

23/03/2012

• El Plan de Ajuste ha empezado con la rescisión del convenio que había en el Instituto de Adicciones con quienes trabajaban y eran referentes de los jóvenes madrileños.
• Sus objetivos son reducir el consumo de drogas entre la población en edad escolar, sensibilizar a las familias y fomentar las actuaciones de prevención, sobre todo entre los más vulnerables.
• Este servicio afectó el año pasado a 65.000 alumnos, 700 profesores, 4.000 familias, a la formación de mediadores y a más 7.000 intervenciones con menores.

Madrid, 23 de Marzo de 2012.- El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Jaime Lissavetzky, y los concejales Diego Cruz y Carmen Sánchez Carazo se han reunido esta mañana con los trabajadores relegados de sus funciones en el Instituto de Adicciones municipal. Entiende el edil que “el programa de prevención de adicciones del Ayuntamiento de Madrid ha venido prestando un servicio muy positivo a los ciudadanos madrileños. Sus objetivos son reducir el consumo de drogas entre la población en edad escolar y retrasar la edad de inicio, sensibilizar a las familias sobre la importancia de su papel o aumentar y fomentar las actuaciones de prevención, sobre todo en los colectivos más vulnerables, especialmente entre los menores y jóvenes en situación de riesgo”.

Esta labor se va a ver interrumpida “porque -aclara Lissavetzky- el Plan de Ajuste ha empezado ya en el Ayuntamiento de Madrid, es decir, aquella afirmación del anterior alcalde y de la actual alcaldesa de que no habría recortes en política social ha sido una gran mentira”. La próxima semana el gobierno municipal explicará ese Plan de Ajuste en toda su extensión, pero “hoy ya podemos notarlo con la rescisión de un convenio que había en el Instituto de Adicciones con un conjunto de trabajadores que eran los referentes de los jóvenes en la ciudad de Madrid”.

Añade el portavoz socialista que “hemos soportado el cierre de centros de día para jóvenes, han disminuido el número de informadores y movilizadores juveniles, cada vez hay menos alternativas de ocio fomentadas por el Ayuntamiento de Madrid, sobre todo en materia de Deportes entre los jóvenes, y ahora, además, estos técnicos que se dedicaban a la prevención de adicciones van a ser despedidos”. Subraya que este servicio afectó durante el año pasado a más de 65.000 alumnos, a más de 700 profesores, a cerca de 4.000 familias, a la formación de los mediadores y a 7.000 intervenciones con menores en riesgo, entre otras.

“Todo esto se borra de un plumazo, porque el gobierno municipal ha preferido gastarse el dinero en el lujoso Palacio de Cibeles y olvidarse de lo que es más importante: los derechos sociales, la sociedad, los ciudadanos” –afirma Lissavetzky, quien advierte de que “los socialistas vamos a seguir trabajando para intentar que pare este “desguace” del sistema social y para que los derechos de los madrileños no se sigan viendo afectados por los recortes injustos de Ana Botella”.