PREOCUPACIÓN ENTRE EL PERSONAL DE BIBLIOTECAS, QUE PASARÍAN A MACSA

Lissavetzky: “Con el PP, los recortes siempre empiezan en cultura”

01/03/2012

•    El portavoz socialista señala que la remodelación de MACSA provocará recortes que podrían afectar a trabajadores culturales


•    Lissaveztky: “Madrid precisa de un modelo cultural pensado para todos sus ciudadanos, no un modelo concebido como un escaparate”


Madrid, 1 de marzo de 2012.- “Como siempre, los recortes del Partido Popular (PP) empiezan en Cultura”. Es la primera conclusión que extrae el portavoz del grupo municipal socialista en  el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, tras el anuncio de la remodelación de la sociedad Madrid Arte y Cultura S.A (MACSA). Según el edil del PSOE, la nueva arquitectura de la empresa y los anunciados recortes han despertado preocupación entre los trabajadores culturales de la ciudad y, en especial, entre los empleados de las bibliotecas.

En opinión de Lissavetzky, esta sociedad podría ser una de las empresas municipales en donde se aplicara la disposición adicional II de la reciente Reforma Laboral aprobada por el Ejecutivo nacional. El edil socialista preguntó en el último Pleno a la alcaldesa, Ana Botella, sobre la posible adopción de esta norma en Madrid, que permite a las administraciones despedir a empleados de empresas de titularidad pública si éstas se encuentran en pérdidas.
 
“La preocupación de los empleados de bibliotecas se une a la que ya manifiesta el personal de otras empresas municipales, como la EMT Madrid Espacios y Congresos o la Empresa Municipal de la Vivienda”, ha apuntado Lissavetzky. La razón estriba en que, con su próxima remodelación, MACSA asumirá previsiblemente competencias que hasta ahora dependían del Área de las Artes. “La más importante, por su volumen de trabajadores, serán las 29 bibliotecas municipales, con 452 empleados, y las 17 bibliotecas de la Comunidad de Madrid con 646”.

Según ha explicado Lissavetzky, el nuevo delegado de las Artes, Fernando Villalonga, ha reconocido que habrá recortes en MACSA, que se está remodelando para que gestione la práctica totalidad de la cultura madrileña. “¿Va a haber recorte de personal en estos centros? Creemos que es urgente que se clarifiquen los cambios en el Área de Cultura”, ha subrayado.

Sin información sobre el programa de voluntarios
“Ni Martínez, ni ningún responsable del Área de las Artes o de MACSA se han reunido con los trabajadores de las bibliotecas o con sus representantes sindicales en los últimos meses”, ha denunciado el portavoz socialista. “A  día de hoy, carecen de información sobre este programa piloto y sobre el procedimiento en el que van a colaborar los voluntarios” ha añadido.

Cambio de modelo cultural
“Estamos asistiendo a un debate en el seno del PP sobre el modelo cultural de Madrid. Preciso que es una discusión del PP porque, desde que Alberto Ruiz Gallardón presentara sus propuestas en este ámbito el pasado julio, los cambios han sido notables”, ha apuntado el portavoz del PSOE.

En este sentido, Lissavetzky no sólo se ha referido al nombramiento de Villalonga como delegado, sino también a las presuntas irregularidades que –según el nuevo titular del Área-  se habrían cometido en MACSA durante la anterior etapa en la renovación de los contratos de varios cargos de alta gestión. “Ahora se habla de nuevos nombramientos, lo que conduce a pensar que Villalonga ha aplicado la doctrina de que un clavo saca a otro clavo”.

El portavoz socialista se ha mostrado partidario de un modelo “a la antigua”, con una concejalía de cultura encargada de gestionar este ámbito en Madrid y en la que los “grandes fichajes” se realicen “con extremo cuidado y transparencia”. “Madrid precisa de un modelo cultural pensado para todos sus ciudadanos, no un modelo concebido como un escaparate”, ha concluido.