EL PSOE RECLAMA MAYOR PARTICIPACIÓN DE LOS VECINOS EN MATERIA DE SEGURIDAD CIUDADANA

Diego Cruz insta a la reactivación de los Consejos de Seguridad

05/10/2011

¿Sabía usted que existe un Consejo de Seguridad de Madrid? ¿Y que en cada distrito hay otro consejo de estas características? Ambos órganos se crearon en 1997 para “facilitar la participación de los ciudadanos” en el ámbito de la seguridad ciudadana, uno de los elementos por los que se mide la calidad de la convivencia en cada uno de los barrios de Madrid. Quince años después, la función de estos innovadores centros se ha quedado en un mero trámite.

 

El concejal del grupo municipal socialista y responsable de seguridad, Diego Cruz, ha querido reivindicar el papel por el que se crearon los consejos y, en una intervención en el pleno del Ayuntamiento, ha exigido su reactivación: “No se trata de ver a los ciudadanos, a la personas, tapándonos los ojos con las estadísticas, sino de activar los mecanismos ya existentes para que los vecinos se sientan implicados con la Administración en mayúsculas”.

 

Para Cruz,  la aparición de los Consejos logró renovar el concepto de seguridad ciudadana: “Un ámbito que no se agota en las actividades policiales en sentido estricto, sino que engloba el objetivo de promover y facilitar la corresponsabilización de los ciudadanos, posibilitando el acercamiento de la administración de la seguridad pública a los vecinos y vecinas”.

 

“Seguridad ciudadana como componente esencial de la calidad de vida. Seguridad ciudadana como variable que determina, junto a otras, el grado de convivencia en el barrio”, ha explicado concejal. Una cuestión crucial para medir la calidad de vida y el bienestar social de los madrileños que puede ser mejorada a través de un auténtico ejercicio de las funciones consultivas y de asesoramiento de los consejos: “estudiar, analizar y monitorizar aquellos aspectos urbanísticos, socio-económicos, asociativos, de juventud… que puedan constituir un marco ambiental de la delincuencia y que puedan poner en riesgo al común de los ciudadanos y los valores esenciales de la convivencia ciudadana”.

 

Los consejos no son, pues, órganos “que se constituye para avisar del delito”, ha apuntado Cruz, sino para, de manera comunitaria, acordar cuales son las circunstancias que inciden en el sentimiento de inseguridad del distrito, del barrio o de la manzana.

 

La seguridad, no sólo estadística

“Los conflictos que se derivan del clima, objetivo o subjetivo, de inseguridad provoca un deterioro de la convivencia ciudadana que desequilibra todos los modelos de relaciones de nuestros entornos”, ha señalado el concejal. Por ello, ha proseguido, es necesario mantener vivos los espacios de participación que sean capaces de analizar en cada caso las causas y los diferentes factores que inciden sobre el problema para plantear posibles soluciones de conjunto debatidas con los colectivos más afectados.

 

“En nuestra ciudad los motivos que generan sentimiento de inseguridad, en la mayoría de los casos, tienen que ver con asuntos más ligados al deterioro convivencial, que a la comisión de asuntos delictivos. La seguridad tiene, por tanto, poco que ver con los datos estadísticos.  Es importante que se consigan grandes actuaciones con la aprehensión de grandes alijos pero, sin embargo, eso no hace que descienda la inseguridad, el sentimiento de inseguridad.  Lo que la hace descender es conseguir que se den las condiciones que permitan que sea más fácil vivir”, ha concluido Cruz.